sábado, abril 02, 2005

Murió

Hoy puede ser el día en que el Papa se da cuenta que nada de lo que creía era cierto, que no había paraíso, nada. Hoy puede que sienta que ha sido el ser humano más errado del planeta, pobre.

O puede que no, por las dudas.