jueves, abril 07, 2005

Alegría de ofender

Desconfió, trazó una línea para ver si la pisaba, ella la saltó y en el aire se ofendió por haber sido sometida a prueba. Esa ofensa hizo que él confiara más aún en la intuición que había generado ese vínculo. La ofensa puede ser una respuesta eficaz cuando las cosas son borrosamente obvias.