miércoles, marzo 30, 2005

Y entonces fue que todo cambió

Cuando llegó entró por la puerta, pasó de golpe, acarició a las perras y tomó agua. Se sentó y esperó algo.

Cuando se fue saltó a las perras, salió por la ventana, rompió la camisa, transpiró demás y se golpeó. Cayó de pera, pasó un bondi, todos rieron. Sangró puteando.